Personajes femeninos

Como hacer personajes femeninos para jugar a rol

Llevo un tiempo leyendo artículos sobre cómo debería ser un personaje femenino en un juego de rol. Algunos son más acertados que otros, pero no he llegado a leer ninguno con el que comulgue al cien por cien, así que he decidido plasmar mi propia idea y concepto sobre el tema. Aquí van mis pautas, o consejos, que se deberían seguir a la hora de crear un personaje femenino para una partida de rol.

Lo primero sería pensar en el concepto, de un modo abstracto. Hay juegos en los que es sencillo ya que solo tienes que elegir un arquetipo, profesión, raza o similar. Reduciéndolo al máximo, y dependiendo de la ambientación claro está, decide si va a pegar palos, ser furtivo, mentiroso, carismático…

El siguiente paso es darle cuerpo al personaje, desde el punto de vista de las habilidades. Elige tus habilidades y características y reparte puntos, o lo que sea que te pida el juego.

Ahora piensa algunos detalles que puedan representar su personalidad, ya deberías tener una idea cuando has escogido el concepto. Estos detalles pueden ser superficiales o profundos: “perdió a su compañera de patrulla”, “es huérfano”, “quiere venganza por X”, “odia a los nobles”, “es un protector de los desvalidos”, “no le gusta estar solo”… Estos podrían ser algunos ejemplos. No me refiero a crearle la historia, sino a unas pautas para desarrollarla.

Bien, supongamos que tenemos una idea según todo lo anterior. Imaginemos que nuestra elección nos ha llevado a pensar en un mercenario, muy bueno con la espada y con un liderazgo decente. Nuestro mercenario creció huérfano en una tierra dura y plagada de guerra, además quiere vengarse de su antiguo sargento por abandonarlo durante una batalla y le gustaría retirarse y formar una familia en algún momento.

Vale, ahora que tienes esta información ve a la parte superior izquierda de tu ficha de personaje (depende del juego puede estar ahí o en otro sitio). Ahí tendrás un apartado donde pone “nombre”; algunas fichas completan más la información con “sexo”. Ponle nombre de mujer, o defínela como tal.

Y ya está, tu personaje femenino ya está hecho. Tienes una mercenaria con una buena habilidad con la espada, capaz de dirigir un grupo de guerreros, huérfana y con ganas de venganza, pero con el sueño de retirarse y formar una familia.

¿Y para interpretarla? Solo tienes que dar un paso atrás en el proceso. Olvida el nombre o sexo que le has puesto e interpreta el concepto que representa, teniendo en cuenta los detalles de personalidad que pensaste antes de decidir lo que tendría entre las piernas.

No hay secreto, no hay capacidades especiales por ser mujer, ni intuición femenina, ni una mejora de percepción porque “una mujer se fija más en los detalles”. Tampoco van por ahí deseando encontrar alguien a quien proteger “porque son creadoras de vida”. Aunque aún haya personas que no lo crean, una mujer es una persona.

A excepción de las evidentes diferencias biológicas, una mujer es igual que un hombre, por lo que interpretar un personaje femenino no debería ser un reto, no tendría que ser algo complicado. Estereotipar a las mujeres, y por ende a los personajes femeninos, diciendo que deben ser intuitivas, protectoras, sentimentales y cosas similares es un error. Que un personaje tenga sentimientos o un comportamiento en particular no lo hace femenino, lo hace persona.

Por poner un ejemplo, tenemos el personaje de Brienne de Tarth, de Juego de Tronos. Es una mujer grande y lo suficientemente fuerte y diestra con la espada para derrotar a un caballero, pero también está enamorada y tiene sentimientos. Esto no es porque “a pesar de ser una guerrera honorable y fuerte, sigue siendo una mujer”; es porque, como cualquier otra persona en el mundo, tiene sentimientos.

Tenemos a Khal Drogo por otro lado, también de Juego de Tronos, que es un guerrero excepcional, a la vez que un bárbaro y líder de masas. Este bárbaro casi salvaje acaba enamorándose de Daenerys, llegando a mostrar sus sentimientos, sin embargo nadie dice: “a pesar de ser un bárbaro y un salvaje, también tiene su lado femenino”.

En resumen, el decir o pretender que las mujeres tienen unas características y capacidades especiales, solo por ser mujeres, sigue siendo algo perjudicial por mucho que se trate como un halago. Los personajes femeninos deben estar presentes en nuestras aventuras tanto como personajes jugadores como no jugadores, pero sin encasillarlas como seductoras, curanderas, taberneras, etc. Al introducir o crear un personaje nuevo, debemos pensar en su sexo como un rasgo físico más, huyendo de estereotipos.

Las mujeres no son de Venus, no son incomprensibles ni están hechas de otra “pasta”, son personas que llevan desde hace ya demasiado tiempo dentro de una “categoría” inventada y artificial que les da un segundo plano con respecto al hombre, y que no nos atrevemos, o queremos, ni quitarles ni dejarles que salgan de ella.

Fuente de las imágenes: http://www.charroart.com

2 comments

  1. Estoy completamente en contra de este artículo. Creo que no lo sabes enfocar bien. Decir que para interpretar y crear un personaje femenino es suficiente con crear un personaje Masculino y cambiar la línea donde pone sexo es superficial y absurdo.

    Básicamente porque los arquetipos de personajes femeninos y masculinos en un mundo de rol determinado son diferentes. Por ejemplo en GoT llevar a una mujer guerrera de Dorne o una mercenaria sí se podría considerar un arquetipo. En un mundo medieval (GoT una vez más) un caballero femenino no es un arquetipo (Brienne no es un arquetipo, es una excepción). Otra cosa es que puedas o no llevar al personaje como tal pero siempre teniendo en cuenta que es una excepción y que por lo tanto se va a ver envuelta en una serie de situaciones y eventos en los que un personaje arquetípico no se vería envuelto. Como le pasa a Brienne constantemente teniendo que aguantar las burlas y chanzas respecto a su aspecto, etc…

    Por otro lado deberías entender cuál es el grado de machismo en la sociedad en la que juegas y como afecta eso a tu personaje. En una sociedad más medieval el papel de las mujeres está mucho más limitado que en la actualidad ya sea en la toma de decisiones y en su papel dentro de un grupo. No estoy diciendo que no se pueda llevar un personaje femenino fuerte en estos entornos pero en la partida ese personaje debería verse sometido a un prejuicio mayor que el de un personaje masculino e igualmente debería tener que demostrar su valía más que un personaje masculino similar. Esto no es ser machista o feminista es jugar a rol correctamente, del mismo modo que un enano o un elfo se encontrarían barreras en una sociedad humana debido a su raza. O del mismo modo que un grupo de personajes masculinos se encontrarían en problemas en una sociedad del estilo amazónico o matriarcal.
    Si en las partidas que juegas estos prejuicios y situaciones no se dan, siento decirlo pero la calidad de la historia y la verosimilitud de la misma pierden muchísimo y (al menos para mí) la diversión decrece también.

    Así que no es tan sencillo como crear un personaje y darle la vuelta porque para que la historia sea creíble el trasfondo de tu personaje debe incluir como se enfrenta a esos prejuicios y como los supera (si es que los supera).

    En el ejemplo que pones “Una mercenaria con una buena habilidad con la espada, capaz de dirigir un grupo de guerreros, huérfana y con ganas de venganza, pero con el sueño de retirarse y formar una familia”: si estas en una sociedad con tintes machistas habría que añadir preguntas como ¿quién la enseño a usar una espada?, ¿cómo fue su infancia como huérfana?, ¿cómo se enfrentó a los prejuicios de ser una mujer guerrero y como consiguió entrar en la milicia?. Todos estos puntos no son tan relevantes en un personaje masculino porque en un mundo machista un mercenario guerrero es un Arquetipo. Sin embargo una guerrera mercenaria no lo es, es una excepción. Y ya para concluir mi argumento llenar un mundo de excepciones es absurdo y una vez más se carga la verosimilitud de la realidad alternativa que quieres crear. Es como la época en que todo el mundo quería llevar a un elfo oscuro que lucha por el bien y la justicia por las novelas de Drizzt, hasta tal punto que era difícil imaginarse un elfo oscuro maligno.

    Me gusta

    1. Estoy de acuerdo con lo que dices. Cuando hablamos de ambientaciones clásicas o históricas es cierto que hay que mantener una coherencia y no poblar las historias de excepciones. Pero la idea del artículo es a nivel general, cada vez hay más juegos cuyas ambientaciones son abierta, en las que se supone una igualdad de genero, sin embargo los personajes femeninos tienden a tratarse como si sí existieran esas diferencias.
      La idea del artículo va en la línea de esos mundos, en los que a pesar de que un personaje femenino puede ser lo que quiera y como quiera, acaban siendo estereotipos en los que solo por ser mujer debe tener una cualidades concretas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s