Relatos

Reclutas

Aguila imperial

2 ¡Dispara!

En cuestión de minutos los reclutas se habían visto completamente aislados. El único oficial que tenían había muerto junto con su operador de radio, dejándolos sin mando. El edificio que debían asaltar, donde estaba el grueso de la sección, estaba siendo demolido y la cortina de artillería se dispersaba cada vez más, aproximándose a sus posiciones. Se miraban unos a otros, acongojados, sin saber qué hacer, sin saber qué paso dar.

Un proyectil cayó cerca de sus posiciones produciendo una lluvia de tierra y escombros. Alguien gritó algo, pero antes de recibir contestación un obús impactó de lleno en la línea de reclutas acabando con una docena de ellos. Se escuchó un grito de retirada y comenzaron a alejarse a la carrera sin orden alguno. (más…)

Reclutas

Aguila imperial

1.Recluta

 

El recluta Nathaniel Luger permanecía sentado contra los restos de rococemento de un edificio derruido mientras el fuego láser volaba sobre su cabeza. Podía sentir las vibraciones de los proyectiles de bolter pesado contra su refugio improvisado arrancandole trozos y destrozándolo. A su lado, Al Traner, su amigo de la infancia, se abrazaba a su rifle láser con la mirada perdida. Desde el primer tiroteo pareció desmoronarse; le vino grande todo aquello, no parecía poder asimilar los cambios que habían sufrido sus vidas en tan poco tiempo. Incluso a Luger le venía grande.

En cuestión de meses pasó de ser un operario de fábrica de la colmena Jarón en Iphathia a un recluta de la guardia imperial en mitad de una misión en otro mundo. Había despegado en una nave de transporte elevándose a cientos de metros sobre el suelo, sentido el frío del espacio y las naves estelares, entrenado sin descanso en las bodegas de esas mismas naves, viajado por el Inmaterium hasta llegar a otro planeta…Había visto por primera vez en su vida un cielo azul y sentido tierra bajo sus pies y, por primera vez, había visto a alguien morir ante sus ojos. Eso fue mucho más duro de lo que podría haber imaginado. Tanto, que algunos como su amigo Al no podrían superarlo nunca. Pero el recluta Luger se negaba a morir o a dejarse llevar por el tremendo miedo que todo aquello le producía. (más…)