Resurgir del Drágon

Suidos

SuidosSuido

Los Suidos son una raza tribal de robustos y fieros hombres jabalíes. Se reúnen en tribus nómadas que se mueven buscando comida y batallas por igual.

La fuerza es una forma de vida en su cultura y solo los más fuertes son dignos de respeto, de hecho los líderes de tribu son los guerreros más fieros de entre todos los miembros y mantienen el puesto hasta que mueren, normalmente en combate, o son derrotados por un pretendiente al puesto. Llevan el saqueo allí donde van y lo practica toda la tribu, excepto aquellos que aún no han llegado a la madurez. Curiosamente los orcos son los objetivos predilecto de los Suidos, los pocos que ha visto una batalla entre las dos raza aseguran que son brutales y sangrientas.

Aquellos que dejan sus tribus acaban ejerciendo de mercenarios. Son considerados grandes guerreros y siempre tienen hueco en compañías mercenarias y como escoltas. Se dice que mientras haya oro, comida y una promesa de lucha, un Suido será fiel quien lo contrate.

Guerreros, exploradores y druidas son comunes entre los Suidos. (más…)

Kappa

Kappa

Tras la partida de los Peregrinos, durante el Gran Éxodo, los Kappa se aislaron en los pantanos y manglares más profundos de Voldor. Al contrario que otras razas, no abrazaron la civilización temiendo llamar la atención de sus anteriores amos si regresaban. Pasaron siglos en los que se fundaron y destruyeron reinos e imperios por todo el continente, mientras ellos permanecían ocultos en zonas pantanosas, combatiendo a cualquiera que intentara adentrarse más de la cuenta en sus territorios acuosos.

Hace apenas unos siglos se produjo una escisión entre los Kappa. De un lado estaban los que defendían su modo de vida aislado, lejos de la civilización y otras especies, del otro estaban aquellos que querían salir al mundo. Estos últimos fueron llamados Kappa-go y estaban liderados por un individuo al que solo se le conocía como Astilla y que acabó guiando a buena parte de los Kappas lejos de los pantanos, cruzando las selvas Azules de Zefiria hasta el mismo Imperio Mida.

Son una especie reptiliana con un tono de piel desde verdosa a tonos terrosos, de tamaño pequeño pero robustas y con un característico y gran caparazón en la espalda. Son una especie acostumbrada al agua, hasta el punto de que se desenvuelven mejor en ella que en la tierra. (más…)

El Resurgir del Dragón: Zángano fórmigo

Zángano fórmigo

Un zángano tiene una consideración similar a la de un noble de otras especies, sin Zanganoembargo sus derechos y deberes son muy distinto de lo que se supone normal para alguien de la nobleza.

Son escasos en número, entre veinte y cien, según el tamaño de la colmena, y su lugar está en el harem de la reina, que no es más que una jaula de oro. Allí tienen todas las comodidades y lujos imaginables, docenas de sirvientes a su servicio y un férreo cuerpo de guardias. No en vano son una pieza importante para la supervivencia de la colonia. Los zánganos tienen la obligación de acudir a su reina cuando son reclamados para fecundar los huevos que serán los futuros súbditos de la colonia. Además, es normal que las reinas intercambien zánganos cuando realizan acuerdos comerciales o políticos de algún tipo, se supone que es una forma de unión entre las colonias, más allá de los simples tratados.

Algunas Reinas, sobre todo las seguidoras de la diosa de la libertad Aurana, dan a sus zánganos la oportunidad de seguir su propio camino, quedando únicamente en sus manos formar parte o no del harem de la colonia. Los que se arrepienten de quedarse, o simplemente no tuvieron opción, solo tienen dos opciones. La primera es buscar una forma de huir y ser libre, la otra es hacerse imprescindible para la colonia. Algunos zánganos cultivan sus habilidades y conocimientos, hasta el punto de conseguir títulos o cargos que les proporcionan gran libertad dentro de la colonia como heraldos, oficiales del ejército, recaudadores de impuestos o incluso miembros del consejo de la reina.

Físicamente son muy similares a un fórmigo común, solo que más esbeltos y con un par de alas transparentes y venosas. Aquello más independientes suelen ser bardos, exploradores o guerreros, mientras que los que conservan una cierta fidelidad a su colonia acaban como clérigos, magos o incluso paladines. (más…)